En el caso de que hayas perdido algún diente de tu boca, puedes acercarte a nuestra clínica para que te pongamos un implante dental en Pontevedra. Sobre algunas de sus ventajas ya te hemos hablado en anteriores entradas del blog. Pero queremos adentrarnos en esta ocasión en el proceso que se desarrolla en la boca cuando se coloca un diente.

Nos referimos a lo que se conoce como la osteointegración. Básicamente, se trata del proceso por el que el hueso se une al implante dental (la raíz de titanio). Su desarrollo permite una integración duradera, directa y sólida en el hueso de la mandíbula, lo que va a mejorar la funcionalidad y los resultados a largo plazo.

El hecho de que los implantes se hagan con titanio se debe a que es un material biocompatible y que ofrece una buena integración con el hueso. Al mismo tiempo, es ligero y resistente.  

Este proceso se definió en 1952 a partir de unos estudios sobre la circulación sanguínea. En dichos estudios se pudo observar cómo el tejido óseo cuenta con una capacidad de adhesión al titanio muy alta. Eso hizo que se diseñara una fijación específica para el implante, favoreciendo el proceso natural de unión entre el titanio y el hueso.

Por tanto, cuando colocamos en algún paciente un implante dental en Pontevedra es necesario que se produzca la osteointegración para conseguir un resultado satisfactorio.

No obstante, en la Clínica Villaverde realizamos un seguimiento adecuado durante todo el proceso para asegurarnos de que nuestros pacientes están cómodos y no hay ninguna reacción contraria tras la colocación de los implantes en su boca.