Como especialistas en periodoncia dental en Pontevedra nunca nos cansaremos de insistir en la importancia de mantener una higiene bucodental adecuada para evitar la aparición de muchas enfermedades. Una rutina que, para ser completa, ha de incluir el cepillado, la seda dental y el enjuague bucal. Por ese orden y sin dejarse nada por el camino.

La seda dental es una magnífica aliada en la para prevención de la caries y de otras muchas enfermedades que, como especialistas en periodoncia dental en Pontevedra vemos con frecuencia en nuestra clínica. Sin embargo, hay que saber usarlo para que el remedio no sea peor que la enfermedad. Su principal cometido es, podríamos resumirlo, alcanzar esas zonas de los dientes y muelas a las que el cepillo no llega.

Nuestra recomendación es que utilices la seda dental, al menos, una vez al día, y siempre terminar el proceso con un buen enjuague bucal. La forma de utilizarla es muy simple. Coge un trozo generoso y enróllalo en los dedos índices de tus manos. Las sedas de última generación están diseñados para no provocar lesiones en las encías, pero es mejor que evites hacer movimientos bruscos. Lo ideal es empezar desde la base del diente hacia el exterior.

En el mercado tienes dos tipos de seda dental. La de nylon o las de multifilamento. Estas últimas se deshilachan más fácilmente, por eso la seda dental monofilamento es ligeramente más caro. Notarás cómo se desliza más fácilmente entre tus dientes, a pesar de que espacio que haya entre ellos sea reducido.

Hay algunas personas que se muestran algo reacias a utilizar la seda dental, pero desde la Clínica Villaverde queremos recordarte que es la única forma de limpiar los restos de comida en esas zonas a las que no llega el cepillado.